En Navidad, niños felices con más presencia y menos juguetes

Ya se va acercando el mes de Diciembre y con él las Navidades. Momentos en los que los reencuentros, las cenas y los regalos pasan a tomar protagonismo en nuestro día a día. Nuestros hijos también forman parte de todo este ajetreo y unos lo llevan mejor que otros.

En muchas casas viene Papá Noel, en otras Los Reyes Magos y en algunas los dos con el consiguiente desembolso de dinero y de regalos.

Los pequeños de la casa ante tanta cosa material se sienten desbordados y a veces pierden el interés por lo que hay debajo de ese envoltorio, su único afán es abrir y abrir paquetes sin apenas fijarse en lo que hay dentro.

Cada vez soy más consciente que es algo a lo que les estamos acostumbrando los adultos, ellos si tuvieran más presencia y menos juguetes creo que serían más felices, pero a veces como no disponemos de tiempo intentamos compensar nuestra ausencia llenándolos de objetos que lo único que hacen es distraer la mirada hacia otro lugar. Quitarnos el peso a nosotros, quitarnos culpa para equilibrar la balanza de alguna forma.

Sé que suele ser inconsciente, sé que en ocasiones nos decimos: “ya que trabajo como un burro por lo menos que mi hijo tenga lo que a mí me faltó”, o “yo quiero que mi hijo tenga todo lo que yo tuve… “y nos metemos en un bucle del que es difícil salir. Repito que no solemos ser conscientes de estas actuaciones, pero si en tu casa son desmesurados los regalos que se hacen en estas fechas te invito a preguntarte: ¿qué hueco quiero cubrir con tanta cosa material?.

Igual algo de lo que te digo te resuena o igual te suena a chino mandarino, no sé, sólo pretendo que te cuestiones si en ti es muy importante llenar la casa de objetos y que te preguntes, ¿para qué?.

Mi propuesta de hoy no es sólo que tomemos consciencia que tanta cosa no suele ser necesaria ni imprescindible, sino que también podemos mostrarles aprendizajes de vida con otras actuaciones.

Te invito a aprovechas estas fiestas para enseñarles a tus hijos que:

  • No tenerlo todo también está bien, enseñemos a poner el foco en toooodas las cosas que tenemos y sintámonos agradecidos en vez de en centrarnos en todo lo que nos falta. Muchos niños con la casa repleta de juguetes en vez de fijarse en todo lo que les han traído ponen la atención en lo que no les trajeron, mostrémosles lo bonito que es sentirse agradecidos por lo que sí está en nuestras vidas.
  • Para que unas cosas entren hay que dejar salir a otras, mostremos que hay que vaciar espacios para poder llenarlos. Te propongo que le preguntes a tu hijo qué cosas ya no necesita y puede guardar o regalar a alguien para que quepan nuevas. Nosotros en casa ya hemos vaciado varios espacios y nos hemos despedido de muchas cosas que ya no nos sirven para dejar lugar a unas nuevas. Soy muy de cerrar etapas y aprovecho estas fechas para desechar todo aquello que ya no quiero para que pueda entrar todo lo que deseo ( que no son cosas materiales )
  • Lo importante no es tener tal o cual cosa si no poder disfrutar de ello.
  • La felicidad no está fuera, en lo que tenemos, sino que está dentro y depende de nosotros el sentirnos contentos con lo que somos y no con lo que tenemos. Podemos ser felices con poco e infelices con mucho.
  • Dejar de lado el tener y dar prioridad al ser es lo importante. Uno no es mejor o peor por tener esa cosa u otra, uno es mejor por ser como es. Ayudémosles en tener valores en vez de en tener objetos.

Es increíble la facilidad que para mi hija fue deshacerse de muchos de sus juguetes, ahí me di cuenta, como reflejo, como a veces yo me apegaba a cosas que ya no tenían sentido en mi vida.

Te invito a que dejes espacio para que el año que viene venga cargado de novedades, recuerda que: “ si no hacemos hueco no podrá entrar todo lo que queremos en nuestra vida”.

Y a ti, ¿te cuesta deshacerse de cosas o te resulta fácil?

¡Comparte!

About Patricia Castaño

Me llamo Patricia, soy Mamá, apasionada del Crecimiento y Desarrollo Personal desde hace muchos años, lo que me llevó a Licenciarme como Socióloga, Certificarme como Educadora en Disciplina Positiva para Familias, formarme en Técnicas de Relajación, Coaching y Gestión del Talento, PNL e Inteligencia Emocional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *