La saliva de los adultos transmite enfermedades a los niños. Ten cuidado

Pues si, tal y como lo lees: si lo ha chupado un adulto no se lo des al niño ¿por qué? Pues en sencillo y bastante lógico porque le podemos pegar al niño cualquier virus, enfermedad, herpes como la enfermedad del beso, caries, etc. Aquí podéis ver 8 enfermedades que se pueden transmitir a través de la saliva. No olvidemos que somos adultos y ellos son pequeñitos y cualquiera de nuestras dolencias son más costosas de salvar para estos pequeños y les lleva a ponerse mucho más malitos que nosotros, incluso en algunas ocasiones muchísimo más.

Fuente: freepick

Esto que parece algo bastante obvio (al menos para mi, debo ser  un bicho raro) pero no lo debe ser para todo el mundo. Desde que mi vikingo nació he tenido que ver con cara de auténtica estupefacción como chupaban a mi niño de arriba a abajo: le chupaban los pies, las manos, la nariz… ¡y como si fuera un chupa chups!. Tan normal para ellos y tan increíblemente horroroso para mi, incluso sabiendo que lo habían hecho con todo el amor del mundo. Y claro, ¿cómo decir algo sin ofender a nadie? Complicado… Las 2 primeras veces me callaba porque no sabía cómo salir de esa situación pero las siguientes veces mi impulsiva cabeza y lengua me llevaba a decir sin miramientos que aquello era una guarrería y una absoluta locura pues podían pegarle al niño cualquier enfermedad o dolencia.

Pero la verdad que va mucho más allá para mi, porque ya no es solo por una enfermedad (que si, que es lo más importante) sino que ¿Qué sentido tiene chupar al niño de esa manera? Vamos a ponernos en la situación que siempre me gusta poner de ejemplo como podéis ver en cualquiera de mis post… ¿Los adultos nos relacionamos de esa forma? Es decir, estas personas cuando me ven ¿a caso se ponen a chuparme a mi los dedos de los pies como si fuera un calipo? ¿o me chupan los dedos de las manos como si se tratara de un caramelo de menta? o ¿me chupan la nariz como el que chupa una aceituna? La respuesta es clara ¿no?

Y si así lo hicieran ¿qué sentirías tu si una señora o señor mayor te chupara de esa manera? ¿te resultaría agradable? Está clara la respuesta (al menos para la mayoría de los humanos), creo que sentiríamos repulsión y en mi caso bastante repulsión porque soy bastante escrupulosa.

Según ha ido creciendo mi vikingo, y tras mi insistencia negando estos chupetones y lametones ahora hemos pasado al empeño constante de darle de comer de todo aquello que ellos comen con la misma cuchara… con lo cual la saliva de esa cuchara pasa a ser parte de la boca del niño. ¿Y qué pasa si esa persona tiene un resfriado, una laringitis, un virus estomacal? Pues que pasa al niño. Como ha pasado este fin de semana a mi vikingo. Que en ese empeño de darle de la comida que comía esa persona, que ya comenzaba con una laringitis y era consciente de ello, le dio una chucharadita al niño. ¿Consecuencia? Mi vikingo con una laringitis tremenda, con 40 de fiebre durante casi 3 días y problemas al respirar de la inflamación de garganta. Os podéis imaginar mi cabreo cada vez que veía a mi niño sufriendo tan malito. ¿Consecuencia? A partir de ahora tendrán un buldog detrás de cucharas chupadas o helados que se empeñan en compartir con mi niño.

Fuente: freepick

Entonces ¿por qué se comportan así los adultos? De verdad, cada día tengo más claro que los adultos tenemos un problema grabe a la hora de relacionarnos con los bebés y niños. Estamos distorsionados, tratándo a los niños como si fueran muñecos o juguetes, como si sus sentimientos y opiniones no importaran. En definitiva, los adultos no tenemos en cuenta ni sus sentimientos ni sus opiniones y parece que nos cuesta enormemente ponernos en su lugar (y esto será otro post por si pensáis que exagero). Porque si fuera así, cuando estamos tan dispuestos a meter esos deditos en nuestra boca nos pondríamos en su lugar y pensaríamos si a nosotros nos gustaría si fuéramos ellos que nos hicieran tal cosa.

Por favor, no me cansaré de repetirlo, tratemos a los niños tal y como nos gustaría que nos trataran a nosotros. No son diferentes, solo pequeñitos. 

¿A vosotras os ha pasado alguna vez algo parecido? ¿Le dais importancia o consideráis que es algo normal? Estoy deseando leeros, porque lo mismo me doy cuenta de que soy verdaderamente un bicho raro y más escrupulosa de lo que pensaba :/

¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *