5 cosas que no debes hacer a la hora de dormir a tu bebé

Fuente: Freepik

Estas leyendo bien, no voy a hablarte de lo que si debes hacer para dormir a tu bebe. En primer lugar porque no creo que haya una fórmula mágica, ni hay un patrón que sirva para todos los bebés. Además ya existen muchos post explicando estas técnicas, que como digo, no son efectivas para todos los bebés. Igualmente estas 5 cosas que no debes hacer a la hora de dormir a tu bebé que os voy a comentar tampoco tienen una base científica, simplemente están basadas en la experiencia, mucha experiencia.

Desde que nació mi bebé vikingo el momento de ir a dormir ha sido complicado. Incluso durante los 2 años de lactancia materna, donde la tetita le calmaba mucho y le ayudaba a coger el sueño, era complicado y pocas cosas funcionaban a parte de la teta. El problema llegó cuando se destetó el solo con mi nuevo embarazo y ya no quería teta que le calmara y le ayudara  entrar en ese sueño.

5 cosas que no debes hacer a la hora de dormir a tu bebé

 

  1. No juegues con el. Parece algo básico así leído pero creerme, cuando le ves jugando y riendo y buscándote para que interactues con el es difícil resistirte y no hacerle aunque sea una pequeña cosquillita. Como le sigas el juego, estás acabada, se animó la fiesta.Tampoco caigas en el error de dejarle que se lleve todos sus juguetes a la cama. Al principio pensaba que le calmaría ir con sus muñequitos a la cama, y empezó con 2… pero la cosa fue creciendo y en nuestro caso íbamos a dormir con todos los animales que podemos encontrar en la selva. No habría problema en esto sino fuera porque acababa jugando en la cama con sus animalitos.
  2. No le sigas la conversación. Esto no quiere decir que no le hables a tu bebé, no nos confundamos. Si tu bebé está dicharachero y además tiene el día gracioso, o suelta una de esas frases que te deja alucinada, intenta no seguir la conversación o reírte (como me ha pasado a mi en alguna ocasión), porque le estarás dando pie a seguir conversando contigo durante un ratito más.
  3. No mires el móvil. Si en ese momento de desesperación, te das por vencida y decides dejar que se desfogue y tu mientras tanto intentas mirar tus últimas actualizaciones en Facebook o Instagram…. ¡mal! Verá inmediatamente la ocasión para decirte: «mama caballos» o «mamá perritos» y querrá ver a los caballitos o a los perritos en Youtube.
  4. No cantes. Tampoco quiero decir que no le cantes una nana o que tarares algo que sepas que le tranquiliza. En uno de esos intentos desesperados por probar cosas que le puedan calmar, una vez se me ocurrió cantar con el canciones en bajito. Y aunque parecía que le calmaba y se tumbaba conmigo, finalmente lo que hacía era alargar el momento y que con la actividad se acabara desvelando.
  5. No desesperes.  Esto sé que es fácil decirlo pero cuanto más nerviosa/o te pones más se ponen ellos. Nuestros bebés son detectores de energía. Cuanto más inquieta estas tas más inquietos están ellos. Yo he tratado de respirar hondo muchísimas, veces, contar hasta 10 y hasta 20, hacer meditación y aún así…. me ha costado relajarme cuando llevo casi o más de 1h para dormirle. Sobre todo si tienes que dormirle para poder comenzar a trabajar y cuanto más tarde se duerma más tarde te acuestas tu 🙁

Mi truco para dormir a mi bebé vikingo

Hay una cosilla que siempre me funciona, y la voy a compartir, y es dormirme… si, efectivamente dormirme. Al final, del aburrimiento, y del cansancio, empecé a quedarme dormida.

Fuente: Freepik

La mayoría de las veces no recuerdo si antes o después que el pero siempre cuando ya está más tranquilo y se tumba al lado mío, ya que nosotros colechamos. Al ver que esto funcionaba, desde ese momento, cada vez que le voy a dormir me relajo, me tumbo y me hago la dormida. El juega, habla y no para de moverse al principio pero yo no le sigo en ninguna de esas actividades, yo continúo «dormida». Relajo mi respiración, tratando de no relajarme tanto como para dormirme, y poco a poco va siguiéndome hasta que se tumba y me abraza y…. se duerme…

Estas son mis conclusiones tras 2 años de experiencia con un bebé muy activo, demandante y aunque si que le gusta dormir le cuesta mucho conciliar el sueño. ¿Qué te han parecido? ¿Qué otras cosillas me recomendarías no hacer? ¡Me vendrán bien vuestras experiencias!

 

¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *